Cazador

 En la naturaleza, los felinos cazan para comer. Los gatos caseros no tienen esta necesidad, pero siguen su instinto depredador con el propósito de diversión e imitación de sus congéneres. Son capaces de caminar por el borde de las ventanas y balcones y emprender una cacería de pájaros o insectos. Esto puede traer graves consecuencias, ya que un despiste o un susto les hará caer al suelo más fácilmente de lo que pensamos. De hecho, un alto porcentaje de visitas al veterinario se debe a las caídas y no todos salen ilesos. Las fracturas de miembros, maxilares o daños en tórax son las consecuencias más frecuentes. Sin embargo, es cierto que si caen de una altura con tiempo suficiente para realizar los cambios de posición necesarios, pueden evitar daños. El aparato vestibular (órgano del oído interno) y sus ojos transmiten a su cerebro las órdenes necesarias para poner en marcha un sofisticado sistema de amortiguación de extremidades que les equilibra y logra que la caída no tenga mayores repercusiones.

En ocasiones, desvían su aptitud para la caza hacia nosotros, por lo que nos veremos víctimas de sus juegos. Se esconden tras esquinas de la casa, agazapados y acechándonos hasta que pasamos y nos saltan a las piernas o tobillos. Esto puede resultar gracioso mientras no nos hagan daño, pero es preferible que jueguen con ratoncitos de peluche, pelotitas, bolas de papel u otros juegos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s